tit-seccion-nosotros

PATAGONIA ARTESANAL

Patagonia Artesanal es el resultado de la conjunción de la tradición heladera de Argentina e Italia sumada a la Profesionalidad y obsesiva búsqueda de la calidad y excelencia del Maestro Heladero Español Carlos Arribas. Los helados que hacemos artesanalmente en nuestros obradores son con recetas elaboradas cuidadosamente, tomando lo mejor de cada una de estas culturas amantes del mejor helado artesanal.Todos los productos de Patagonia Artesanal son elaborados artesanalmente frente al cliente, en nuestro Obrador del establecimiento, con la más alta calidad, cuidando minuciosamente la selección de las materias primas y todos los procesos de preparación. La leche, las cremas, los chocolates, las frutas, todos los ingredientes son de la más alta calidad, cuidadosamente seleccionadas y tratadas en su forma natural durante todo el proceso de elaboración. De esta manera cada sabor de helado es el resultado de una receta única sin agregado de aditivos, conservantes, colorantes ni saborizantes, todo es totalmente fresco y natural. Lo notará en nuestros helados apenas los pruebe.

El Dulce de Leche… una tradición de la Patagonia
El dulce de leche ha sido elaborado en Argentina desde principios del siglo XIX basado en una receta casera con leche, azúcar y vainilla. Su textura y su dulzura única hacen de esta tradición Patagónica uno de los sabores más codiciados de América Latina. En Patagonia Artesanal utilizamos uno de los mejores dulces de leche argentino para hacer el más delicioso helado artesanal de este sabor. Déjate llevar por la dulce tentación de uno de los sabores más ricos del mundo.

Tradición Heladera Italo Argentina
En Argentina el desarrollo del Helado Artesanal durante la primera mitad del siglo pasado se debe en principio a la llegada de los inmigrantes de origen italiano, país que como todos sabemos es sindicado como la cuna del helado. Estos pioneros traían en sus alforjas recetas de helados que habían heredado de sus antepasados y que guardaban celosamente como “secreto de estado”. Elaboraban sus helados con productos frescos, no interviniendo ningún aditivo. Para los de fruta al agua procedían a hervir el agua con el azúcar en una olla durante unos minutos, para luego dejar a enfriar el jarabe obtenido en piletones llenos de agua fresca. Terminaban la mezcla agregándole la fruta correspondiente al gusto elegido. A este tipo de helado se lo denominaba “uso Nápoli”. La mezcla para los helados de crema la cocinaban también en ollas y las enfriaban con el mismo procedimiento de la pileta, con lo cual lograban una seudo “pasteurización” muy defectuosa.

Diseño: CASTAÑOS ROCHA

Top